Detrás de unas conferencias exitosas, están las personas que se encargan de organizar todo el evento. Este equipo se encarga de realizar las invitaciones, seleccionar el lugar, así como todo lo relacionado a la logística de los hospedajes, alimentación, patrocinios y más.

Además, cada conferencia por individual debe seguir una estructura para que el exponente logre transmitir todos sus puntos de una manera eficiente, ya que por lo general los conferencistas tienen poco tiempo debido a la programación tan apretada que usualmente tienen esta clase de eventos.

Estructura de una conferencia

Lo primero que debe tener en cuenta un conferencista a la hora de diseñar su ponencia, es el tiempo con el que cuenta para la misa. Deberá también solicitar a los organizadores del evento, información sobre las características del público así como los recursos disponibles para la proyección de videos, audios, presentaciones, etc.

Generalmente una conferencia no recibe preguntas por parte de la audiencia, pero si el conferencista está de acuerdo con permitirle al público realizar algunas preguntas, éstas deberán ser canalizadas a través de los presentadores.

A la hora de realizar la presentación, la primera parte debe tratarse de una introducción breve que le permita al público conocer de antemano cuál es la temática que se abordará durante la conferencia. Al inicio el conferencista deberá captar la atención del público. En caso de que el conferencista desee brindar información personal, tal como el lugar de trabajo y su experiencia laboral, es preferible que sea el presentador quien la dé.

Posteriormente se desarrollarán los puntos de la conferencia. Es importante seguir un orden preestablecido para que el público pueda seguir la secuencia de la exposición. El apoyo en recursos tecnológicos es vital, sobre todo si se trata de conferencias relacionadas al tema.

Al final, a modo de resumen , el conferencista deberá sintetizar cada uno de los puntos abordados evitando repetir la información ya suministrada.